Cuidando la Comunicación

poesia

Poema de Juana Castro

Escrito por cuidando-comunicacion 02-11-2011 en General. Comentarios (0)
ZONA ABISAL

Perdida en la maraña, muy adentro,
llegan perlas y voces.

Pero nada me vive. Flota el agua
y su niebla es el corcho
suspendido y voraz que me contiene.
La noche por la noche, mis cartulinas negras.

Mis dos alas de abeja, kilos muertos
de sombra por los botes,
trapos, trapos de agua,
murmullos, lengua fría,
y este saco de algas amansadas
por donde cruza el tiempo como un óxido.

Mis nubes de langosta, mi cráneo
y esta lluvia
de poros incesantes, de poros
embarrados
                     cayendo,
cayendo como lluvia
de sal y telarañas.

Soy el pozo. La bruma
que no sabe,
que no sabe el camino, muy adentro,
allí donde, a veces, quizá
llegan perlas y voces.


Fuente: Castro, Juana. (2005) Los cuerpos oscuros. Hiperión. 1ª Ed.


Recordando, esta noche de noviembre, a todas las víctimas de las demencias.

Oda a la esperanza (PECB X)

Escrito por cuidando-comunicacion 05-06-2011 en General. Comentarios (0)

Crepúsculo marino,
en medio
de mi vida,
las olas como uvas,
la soledad del cielo,
me llenas
y desbordas,
todo el mar,
todo el cielo,
movimiento
y espacio,
los batallones blancos
de la espuma,
la tierra anaranjada,
la cintura
incendiada
del sol en agonía,
tantos
dones y dones,
aves
que acuden a sus sueños,
y el mar, el mar,
aroma
suspendido,
coro de sal sonora,
mientras tanto,
nosotros,
los hombres,
junto al agua,
luchando
y esperando,
junto al mar,
esperando.

Las olas dicen a la costa firme:
«Todo será cumplido».



Fuente: Neruda P (2004). Odas elementales. Losada. 1ª Edición



Depredador en el hospital (PECB IX)

Escrito por cuidando-comunicacion 31-01-2011 en General. Comentarios (0)

 

"Nadie vendrá con una luz sobre tus llagas".

Antonio Gamoneda

 

 

Cunde la morfina de un beso espeso de suero

y aún así soy una anciana de azul oquedad,

anciana de bodega triste.

Cuarenta y cinco años

como cuarenta y cinco muescas violables

en la partitura sin música

que llaga mi memoria y su orfandad.

Residuos de la inexistencia

hacen amanecer los hospitales,

termómetros respirando crueles

con toda la destreza del abismo,

cánulas buscando la infancia de las venas.

Largos pasillos como rectos glaciares

hasta confundirme como a sus cárdenos servidores,

en lo limitado de sus secretos.

Hasta la bondad duele

aquí donde el cuerpo es una fábula

y en una caverna de camillas

el tiempo pide tabaco

para desconocer las heridas

que pierden el equilibrio en los ascensores.

Cuando la muerte demente de algodones

proclama su herencia

como una perra insomne

en la planta de infecciosos.

 

Pilar Sanabria Cañete

 

Sanabria, Pilar (2010). Depredador. Asociación Cultural Andrómina. Córdoba. 1ª Edición

Poesía, emociones y comunicación en el blog VIII

Escrito por cuidando-comunicacion 27-12-2010 en General. Comentarios (0)

 

Uno no escoge

 

Uno no escoge el país donde nace;

pero ama el país donde ha nacido.

 

Uno no escoge el tiempo para venir al mundo;

pero debe dejar huella de su tiempo.

 

Nadie puede evadir su responsabilidad.

 

Nadie puede taparse los ojos, los oídos,

enmudecer y cortarse las manos.

 

Todos tenemos un deber de amor que cumplir,

una historia que nacer,

una meta que alcanzar.

 

No escogimos el momento para venir al mundo:

ahora podemos hacer el mundo

en que nacerá y crecerá

la semilla que trajimos con nosotros.

 

Gioconda Belli

 

(2008). Un claro tiempo de versos. Cosmoantología poética 2004-2007. Ayuntamiento de Córdoba-Vimcorsa. Córdoba. 1ª Edición.

Poesía, emociones y comunicación en el blog VII

Escrito por cuidando-comunicacion 31-10-2010 en General. Comentarios (0)

 

 

SONREÍR CON LA ALEGRE TRISTEZA DEL OLIVO

 

Sonreír con la alegre tristeza del olivo.
Esperar. No cansarse de esperar la alegría.
Sonriamos. Doremos la luz de cada día
en esta alegre y triste vanidad del ser vivo.

Me siento cada día más libre y más cautivo
en toda esta sonrisa tan clara y tan sombría.
Cruzan las tempestades sobre tu boca fría
como sobre la mía que aún es un soplo estivo.

Una sonrisa se alza sobre el abismo: crece
como un abismo trémulo, pero valiente en alas.
Una sonrisa eleva valientemente el vuelo.

Diurna, firme, arriba, no baja, no anochece.
Todo lo desafías, amor: todo lo escalas.
Con sonrisa te fuiste de la tierra y del cielo

 

Miguel Hernández

mhernandez.narod.ru