Cuidando la Comunicación

etica

El loro del Himalaya (Relato budista)

Escrito por cuidando-comunicacion 06-06-2011 en General. Comentarios (0)

Un día, un gran incendio comenzó a consumir el bosque. Los animales corrían confundidos, huyendo de las llamas. Un loro que veía todo desde la rama alta de un árbol sintió que tenía que hacer algo. Se sumergió en un lago y con sus pequeñas alas empapadas empezó a regar el fuego. Sabía que su esfuerzo podía ser inútil, pero no estaba dispuesto a quedarse quieto ante lo que sucedía.

Fuente: Intermón-Oxfam. Agenda 2011.


Cuidar y Ética

Escrito por cuidando-comunicacion 31-01-2011 en General. Comentarios (0)


Quiero compartir con vosotros mi admiración por el último libro que he leído, «Intervención emocional en cuidados paliativos: Modelo y protocolos» de Pilar Arranz, Javier Barbero, Pilar Barreto y Ramón Bayés, y rescatar un fragmento del mismo referido a la ética del cuidar. Aquí está:

 

¿Qué entendemos por cuidar desde la perspectiva ética? Cuidar como reconocimiento en el otro de su dignidad y su diferencia.

«Reconocer en»:

a) La dignidad y la diferencia del ser humano le pertenecen como algo consustancial a él.
b) Reconocer conlleva una postura activa y creativa que no puede quedarse sólo en la afirmación, sino que ha de pasar a la tarea.

c) La tarea de reconocer se concreta también en el doble y paradójico movimiento de  nombrar y de darle la palabra al otro para que nombre.

d) Reconocimiento como dinámica que se enfrenta a la perversión sustancial de la indiferencia. Como Elie Wiesel afirma: «Ser indiferentes, por el motivo que sea, es negar no sólo la validez, sino también la belleza de la existencia. Traiciona y eres hombre; tortura a tu prójimo y también eres hombre. El mal es humano, la debilidad es humana, la indiferencia no lo es.»

e) Para reconocer, hay que escuchar. Necesario diálogo del homo loquens.

f) Reconocer, expresar reconocimiento, también es admirar; reconocer no sólo es considerar, sino «tomar en consideración», no sólo es describir, sino también valorar.

«... el otro...»:

El otro no es sólo el prójimo-próximo, sino todo ser humano, porque nada de lo humano me puede ser ajeno. (...) Ello exige la superación de prejuicios y el reconocimiento universal de la persona del doliente como mi prójimo. (...) a mayor vulnerabilidad, mayor exigibilidad de respuesta desde los cuidados.

«... su dignidad...»:

La dignidad es algo que le pertenece; por eso se le reconoce. La dignidad no es algo que se tiene, como un elemento cuantificable, sino que es algo que se predica del ser. Radica en su ser y no en su obrar; el ser humano puede actuar de forma indigna y a pesar de ello tiene una dignidad ontológica que se refierea su ser. Dignidad que nace por el hecho de ser hombre; dignidad que por tanto asume la fragilidad consustancial al ser humano y que desde ahí permite afirmar que la fragilidad no le priva de su dignidad. Sin embargo, el concepto dedignidad es de los más complejos desde el punto de vista filosófico. Clásicamente se ha distinguido entre dignidad ontológica (...), dignidad ética (el ser humano como un fin en sí mismo y nunca sólo como un medio) y dignidad volitiva (en función del ejercicio de la libertad). En el ámbito al que nos referimos (la obligación moral del cuidar), probablemente reconocer la dignidad puede traducirse como respetar su ser-persona -humanizar su realidad-, considerar a esa persona como un fin en sí mismo y nunca sólo como un medio y maximizar en lo posible la capacidad de elegir y decidir por sí mismo del enfermo en fase avanzada-terminal, tan en condiciones de precariedad y vulnerabilidad.

«... y su diferencia»:

En un mundo formalmente heterogéneo, pero con tendencia a la uniformidad de normas, usos y costumbres, cada día es más difícil acoger la diferencia, sobretodo aquella que percibimos como muy disonante con nuestro patrón actual de conducta. Cuidar desde la acogida de la diferencia es personalizar los cuidados, huir del «café para todos», del autoritarismo de la receta... en definitiva, acompañar al otro en el camino único y distinto de su propia biografía.

 

Arranz, Pilar; Barbero, Javier; Barreto,Pilar; Bayés, Ramón (2005). Intervenciónemocional en cuidados paliativos: Modelo y protocolos. Ariel Ciencias Médicas. Barcelona. 2ª Edición.