Cuidando la Comunicación

Abierto / Disponible / Vulnerable: Clown

 

Gracias a la Escuela de Psico-terapia Gestalt de Huelva (Afra), al clown y terapeuta gestalt Néstor Munzo y a mi amiga actriz Eli González, acabo de tener un fin de semana «payaso»: he asistido al taller Clown. Sé un payaso. Sé tu mismo donde unos trece alumnos nos dimos la oportunidad de ser, a propuesta de Néstor, más abiertos, más disponibles y más humanos en el mejor de los sentidos.

 

¿Por qué más abiertos? Porque nos dimos permiso para experimentar con más intensidad nuestra vida emocional, equilibrándonos, corrigiendo nuestra tendencia a una excesiva racionalización (que no racionalidad) de nuestra manera de estar y de ser frente nosotros mismos y frente al otro, contando de manera decidida con nuestro «sónar» en el mundo, es decir, prestándole más atención a nuestro cuerpo, a sus señales y a sus sentidos. Ese sónar también fue utilizado para investigar, y en algunos casos descubrir, nuevos territorios desconocidos, espacios interiores de cada cual donde asomarse y contemplar potencialidades, deseos, placeres, bondades ocultas en el día a día y que están ahí, silentes y conspiradoras, fuentes de energía, de entusiasmo.

 

¿Por qué más disponibles? Al contemplar una imagen de nosotros mismos más completa, desvergonzada y aceptada, y menos sesgada por nuestros juicios morales (más auténtica en definitiva), nos dimos cuenta de que el ridículo no tiene por qué existir y que merece la pena abrirse también a las propuestas del otro que, en definitiva, no «pincha». Sí, compañeras y compañeros payasos, el paso está abierto, franco, a sentir junto a vosotras y vosotros. No, no estamos solos, y aquí tenéis mis manos. Al conoceros sé que me voy a conocer mejor a mí mismo. ¡Veniros a casa, tomaremos chocolate!

 

¿Por qué más vulnerables? Porque al mostrarnos como somos, aunque podamos sentir el frío y el miedo al desnudo, si nos miramos así al espejo, vislumbraremos a un «outsider», a un raro, a un distinto, siendo a su vez lo que veamos una imagen más cómica, tierna y verdadera de nuestras «personitas» y, ¡uaaauuuu!, cuando miremos al compañero, nos veremos reflejados en esa ternura, en esa verdad, en ese bello fracaso que somos… lo raro ya no será tan raro, y la creatividad compartida erigirá su bandera, ¡una bandera hilvanada de limpias carcajadas! ¡Eeeeiiiiiiiiiiii! Riámonos de nosotros mismos y permitamos al otro que se ría con nosotros. ¡Sí!, ¡riámonos de nuestra pequeñez, de nuestra fragilidad, de nuestra locura humana!

 

¿Y qué importa entonces el éxito y el fracaso? Ya lo dijo Samuel Beckett: «Inténtalo. Fracasa. No importa. Inténtalo otra vez. Fracasa otra vez, fracasa mejor.»

 

Gracias a Eli, Concha, Néstor, Mª José, Carlos, José, Montse, María, Joana, Manu, Pepe y, en especial, a Marta, Dulce y Carlota, del Polo Tierno de Huelva.

 

http://cuidando-comunicacion.blogspot.es/img/MJose_Dulce_Jose_Carlota_Carlos_Manu_Maria_Eli_Marta_Joana_Pepe_Montse_Pedro.JPG 

Comentarios

Guau!!! Me encantó tú comentario, lo pasamos genial eh? Ha sido un auténtico placer el compartir contigo esta experiencia clown. Un besazo enorme. Montse

eeeeeeeh! bonita reflexión la tuya,Pedro en este blog. Sí, Cada día nos veremos más en el camino de volver a ser niñ@s. Un placer para mí,ya lo sabes,que hayas venido por " estos parajes "... son pequeñas señaes para aquel q sabe dónde buscar,verdad? un abrazo a todos mis comapñer@s!!!!! Eli.

Añadir un Comentario: